martes, 8 de septiembre de 2009

Once Minutos...

érase una vez una prostituta llamada María...

....No se puede decir a la primavera: "ojalá que llegues pronto y que dures bastante". Solo se puede decir: "ven, bendiceme con tu esperanza y quedate todo el tiempo que puedas"
Palabras sueltas al viento. Pero yo necesitaba escucharlas, y él necesitab decirlas. No sé exactamente cuando me dormí. Soñé no con una situación ni con una persona, si no con un perfume que lo inundaba todo...


este libro me gusta mucho... es uno de mis favoritos... entra en mi selección de libros relacionados con sexo, amor, aventura, misterio, magia y religión.... mis temas favoritos...

leanlo, meditenlo y disfrutenlo... ^_^...
como siempre... me gusto mucho más la segunda vez ...